in , ,

Conoce algunas actitudes que debes tener frente a los clientes que piden descuentos

Como dueño de una empresa, marca o producto, tenemos como finalidad, dar con el cliente correcto para ofrecerle lo que vendemos y por ende cerrar un negocio o trato.

Muchas veces, se cae en el desespero por vender, por los motivos que sean, viéndonos motivados a restarle valor a nuestro producto, o lo que se quiera comercializar.

Cuando tenemos frente a frente a nuestro prospecto, es necesario saber que piensa, que busca, para brindarle las soluciones que él necesita, no regalar nuestro trabajo solo por cerrar una venta, de ser el caso.

Normalmente, un descuento es algo atractivo, algo que llama la atención y como consecuencia provoca una reacción en el usuario, pero ofrecer un pago menor poniendo en peligro las ganancias o ingresos de la empresa, no tiene ningún sentido.

Es por ello, que te invitamos a conocer cómo enfrentar ese momento del cierre con tu cliente sin caer en la provocación del descuento:

Si un cliente te pide un descuento en la primera conversación, no te apresures en darle una respuesta, limítate a decir que deseas que se vaya satisfecho y que más adelante pudieran hablar del tema.

En algunos clientes, el precio no es un limitante, en otros casos puede tener para pagar lo que pides, pero aun así quiere un descuento, o simplemente no le alcanza, lo primero es evaluar al cliente, sino podrías descartarlo si fuera el caso.

Si el cliente te acepta que le demuestres tu producto, eso quiere decir que hay un interés. Por lo tanto, hablar de descuento en esta etapa podría ser prudente, pero no te apresures, la idea es darle el puesto a tu producto, no lo regales, evalúa la situación y actúa.

Si llega el momento del descuento, asegúrate de pedir algo a cambio, recuerda que el trato debe ser beneficioso para ambos.

Ante la insistencia del cliente en el descuento, consultarle cual sería el descuento que propone. propicia la entrada a una conversación interesante para ambos, acercándose a la meta del cierre del negocio. Además, podrías ofrecerle otra opción que sea más económica con la intensión que se vaya satisfecho y se logre la venta.

En otros momentos, entra el razonamiento, cuando se le explica al cliente los beneficios de adquirir el producto a largo plazo en cuestión de costos, lo que obliga a reflexionar y acceder a la comprar.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by Fernanda Benitez

Equipo de redacción Fusiona2Agencia

¿Ha llegado la hora de acabar con el CEO carismático?

Conoce algunos elementos claves del Diseño Gráfico